Exoplanetas habitables : todo lo que necesitas saber y noticias

habitable exoplanets

¿ Se detectó vapor de agua en K2-18b, un exoplaneta habitable ?

– Noticias del 17 de septiembre de 2019 –

De los 4000 planetas descubiertos fuera del sistema solar, la gran mayoría son completamente hostiles a la vida. Ya sea que sean demasiado masivos, demasiado cercanos o demasiado alejados de su estrella, es difícil imaginar cómo el agua líquida y potencialmente la vida podrían encontrar refugio en ellos. Sin embargo, existe un pequeño catálogo de exoplanetas cuyas condiciones son ciertamente más indulgentes. K2-18b es uno de ellos. Ubicado a unos 120 años luz de distancia, se encuentra en la zona habitable de una enana roja. Es aproximadamente ocho veces más masivo que la Tierra y muy probablemente en rotación sincrónica con su estrella, es decir, siempre muestra el mismo lado, como la Luna con la Tierra.

Este no es el mejor candidato que conocemos en la búsqueda de un gemelo de nuestro planeta, pero K2-18b se está convirtiendo en la estrella de los exoplanetas. Después de un doble anuncio el 10 y 11 de septiembre, dos equipos que trabajan en los mismos datos de observación anunciaron casi simultáneamente el descubrimiento de vapor de agua en la atmósfera de este exoplaneta. El H2O también estaría presente en grandes cantidades, ciertamente con nubes y lluvia.

Esta no es la primera vez que se detecta vapor de agua en la atmósfera de un exoplaneta, pero los descubrimientos anteriores se referían a gigantes gaseosos. K2-18b es un planeta mucho menos masivo. Por lo tanto, su ciclo del agua puede parecerse en parte a lo que sabemos en la Tierra. Pero no imagines mares tranquilos y prados verdes. K2-18b es muy diferente de nuestro planeta. Su atmósfera es muy densa, y ciertamente alcanza varios millones de barras de presión.

Ni siquiera estamos seguros de que tenga un núcleo rocoso. Si tiene uno, el núcleo está rodeado por una gruesa capa de hidrógeno cubierta con vapor de agua. No hay superficie en la que se puedan formar mares u océanos. Si a eso le sumamos que los días o las noches son permanentes, no es idílico conformarse con eso. Es posible que se desarrolle una forma de vida primitiva en tales condiciones, pero será muy difícil de confirmar a 120 años luz de distancia.

Sin embargo, el descubrimiento de vapor de agua en la atmósfera de un exoplaneta tan pequeño es muy alentador. Esta observación fue posible gracias al telescopio espacial Hubble, que registró 8 tránsitos del exoplaneta que pasaban frente a su estrella entre 2016 y 2017. Parte de la luz de la estrella cruzó la atmósfera de K2-18b antes de alcanzar el espejo del telescopio espacial Esta luz contiene el rastro de los elementos químicos que ha encontrado. De hecho, deja líneas de absorción en su espectro. La misma técnica podría usarse para estudiar exoplanetas incluso más pequeños, potencialmente del tamaño de la Tierra.

Esto requiere un espejo más grande, por ejemplo, el telescopio espacial James Webb. El futuro gran telescopio espacial podrá seguir esta técnica al continuar las observaciones de K2-18b. Esta puede ser la oportunidad de descubrir otros gases atmosféricos y así comprender un poco mejor este tipo de planeta que no existe en el sistema solar. El anuncio que todos esperamos es obviamente el descubrimiento de agua en la atmósfera de un exoplaneta rocoso ubicado en la zona habitable de su estrella. Seamos optimistas, esto puede ser en la próxima década.





En busca de un exoplaneta habitable más acogedor que la Tierra

– Noticias del 3 de septiembre de 2019 –

En nuestra búsqueda de exoplanetas habitables, tenemos un referente absoluto, el que mejor conocemos, es decir, la Tierra. Por lo tanto, tratamos de descubrir planetas de tamaño y masa similares a la Tierra, con un interés particular por los exoplanetas que tienen más probabilidades de ofrecer las mismas condiciones de temperatura, atmósfera de composición química. Este enfoque es inteligente porque de esta manera creemos que podemos descubrir la vida. Si logramos encontrar un gemelo perfecto de nuestro planeta, si no estuviera habitado sería al menos habitable.

Pero, ¿es la Tierra realmente el referente absoluto en la búsqueda de vida o podrían algunos planetas con condiciones ligeramente diferentes ser aún más fértiles? Esta es la pregunta que ha formulado un grupo de investigadores patrocinados por la NASA. Intentaron determinar los parámetros ideales para el surgimiento de la vida tal como la conocemos. Sorprendentemente, el resultado es un tipo de planeta bastante diferente al nuestro.

En el corazón de las cuestiones de habitabilidad de un exoplaneta, están el agua líquida y los océanos. Idealmente, los océanos serían un poco diferentes de los de la Tierra. Para alimentarse, una vida primitiva necesita la luz de su estrella que se puede encontrar cerca de la superficie y sedimentos marinos que se encuentran más bien en el fondo de los océanos. Las corrientes marinas que elaboran sedimentos y los devuelven a la superficie son, por lo tanto, esenciales para llevar todas las condiciones correctas al lugar correcto. En la Tierra, estos fenómenos de afloramiento de aguas cargadas de nutrientes se producen principalmente cerca de la costa.

A partir de exoplanetas conocidos, el equipo de investigación realizó más de 4000 simulaciones para determinar si ciertas condiciones podrían conducir a fenómenos de surgencia aún mayores que en la Tierra. Y la respuesta es sí. Los mejores resultados aparecen para los planetas que tienen mucha agua, una atmósfera espesa, continentes y días muy largos. Es este pequeño detalle el que falta en la Tierra para alcanzar la cima del ranking de planetas habitables.

Por lo general, si Venus alguna vez tuvo océanos y continentes, con sus días de 217 días terrestres, ofrecía condiciones casi perfectas para la vida. Por supuesto, este es solo un modelo y es relevante principalmente para la vida marina primitiva basada en la fotosíntesis. Probablemente sean necesarias otras condiciones para permitir que esta vida se vuelva más compleja y por qué no evolucionar hacia una vida inteligente.

Los resultados de este trabajo aún dan algunas pistas adicionales en la búsqueda de exoplanetas habitables. Las condiciones mencionadas anteriormente son indetectables con los medios actuales que tienen los astrónomos. Sin embargo, podemos esperar que la próxima generación de telescopios espaciales y terrestres comience a darnos algunas pistas sobre las atmósferas de los exoplanetas terrestres.

Como hemos visto en la Tierra, los océanos y la atmósfera interactúan muy de cerca. Puede ser posible, por lo tanto, descubrir en estas atmósferas marcadores químicos que den algunas indicaciones de la posible presencia de un océano y las condiciones que lo gobiernan. Con esta escasa información, podemos optimizar el diseño de la próxima generación de telescopios. Es un proceso largo y tedioso, pero que puede llevarnos algún día a la conclusión irrevocable de que no estamos solos en el universo.

Image by NASA/Ames/JPL-Caltech [Public domain]

Fuentes

También debería estar interesado en esto



Space Lover, Aprende Como...



Qué quieres hacer ahora ?