Blue Origin quiere participar en el programa Artemis

blue origin

– Noticias del 29 de octubre de 2019 –

La semana pasada, el 70º Congreso Internacional de Astronáutica (IAC) se celebró en Washington D.C. Los planes lunares de la NASA ocuparon un lugar destacado. La agencia espacial de EE. UU. Quiere traer a los humanos de regreso a la Luna para 2024 y depende en gran medida del sector privado para hacerlo. En particular, requiere un módulo de aterrizaje lunar tripulado y un vehículo espacial capaz de transportar astronautas entre la órbita lunar y la superficie de la Luna. Este es un contrato que Blue Origin, la compañía espacial de Jeff Bezos, quisiera ganar.

Blue Origin une fuerzas con tres gigantes de la industria espacial histórica

Blue Origin ha anunciado su alianza con tres pesos pesados ​​en la industria espacial estadounidense: Lockheed-Martin, Northrop Grumman y Draper. Northrop Grumman diseñó el módulo de aterrizaje lunar Apollo, Lockheed-Martin tiene una amplia experiencia en el sistema de soporte vital y fueron los sistemas de guía de Draper los que permitieron a Neil Armstrong y Buzz Aldrin tocar la superficie lunar. En otras palabras, Blue Origin ha reunido un equipo de ensueño real. También podemos imaginar que ese grupo de intereses tiene un peso político muy importante.

Roles bien distribuidos entre Blue Origin y sus socios

En resumen, Blue Origin diseñaría el vehículo de descenso. Se basaría directamente en la arquitectura del módulo de aterrizaje Blue Moon que ya está en desarrollo durante varios años. Lockheed-Martin se encargaría del vehículo elevador, la parte presurizada del vehículo para devolver a los astronautas a la órbita lunar. Northrop Grumman trabajaría en un vehículo de transferencia entre la órbita lunar del LOP-G y la órbita lunar baja. Draper obviamente se encargaría de los sistemas de navegación de estos diferentes vehículos.

La propuesta de Blue Origin tiene todo para complacer a la NASA

Entre todas las propuestas que recibirá la NASA, esta propuesta parece particularmente atractiva porque se basa en un vehículo cuyo desarrollo ya ha comenzado. El motor BE-7 que debe permitir aterrizar en la Luna ya ha sido probado varias veces. Este es un activo importante dado el apretado calendario del programa Artemis. También involucra a muchos jugadores tradicionales en la industria espacial de EE. UU., Lo que simplificará los métodos de trabajo y facilitará el voto de los miembros del Congreso de EE. UU.





Blue Origin quiere participar en la conquista de la Luna

– Noticias del 5 de junio de 2018 –

Durante una conferencia el 25 de mayo, el jefe de Blue Origin, Jeff Bezos, detalló cómo su compañía podría participar en la aventura lunar de la NASA. El hombre más rico del mundo está convencido de que debe establecerse permanentemente en la Luna antes de intentar ir a Marte. La nueva dirección tomada por la NASA bajo la administración Trump le conviene perfectamente. Esta colaboración podría adoptar primero la forma de un vehículo, por ejemplo, un módulo de aterrizaje lunar que podría aferrarse al LOP-G.

De hecho, Blue Origin ya está desarrollando dicho vehículo, llamado Blue Moon, una nave espacial no tripulada capaz de entregar cuatro toneladas y media de material a la superficie de la Luna. Blue Moon también podría traer algo de materia lunar a la Tierra. La nave espacial utiliza las tecnologías de despegue vertical y aterrizaje desarrolladas para el cohete New Shepard, y podría lanzarse desde un cohete New Glenn.

El año pasado, Blue Origin detalló cómo este vehículo podría usarse para ayudar a construir una colonia lunar, con vuelos que podrían comenzar ya en 2020. Blue Origin desea llevar a cabo estas misiones en colaboración con la NASA o en una asociación más amplia. Jeff Bezos no oculta su entusiasmo por la iniciativa europea Moon Village, que reunirá a diferentes naciones y compañías alrededor de la misma colonia. Si Blue Origin no puede encontrar buenas sociedades, la compañía está lista para hacerlo sola, hasta que su jefe se arruine si es necesario.

Jeff Bezos también recordó su deseo de inyectar cada año un poco de su fortuna personal en su aventura espacial. Por el momento, Blue Origin puede mirar hacia el futuro con $ 1 mil millones en efectivo inyectado en la compañía cada año. Si las alianzas para una aventura lunar se materializan, el multimillonario estadounidense no dudará en acelerar el ritmo del gasto.

La aventura lunar comienza con el desarrollo de lanzadores confiables y eficientes. Jeff Bezos dijo que Blue Origin compró la barcaza que se usará para los aterrizajes del cohete New Glenn en el mar. El trabajo de adaptación del barco debería comenzar rápidamente.

– Noticias desde el 1 de mayo de 2018 –

Muchos ven Blue Origin como un gigante futuro en la industria espacial. Tener como fundador al hombre más rico del mundo, Jeff Bezos, proporciona una capacidad de financiamiento que pocas otras compañías pueden pagar. Para poner las cosas en perspectiva, Jeff Bezos estaría actualmente capaz de financiar el programa Apollo por sí mismo. Sin embargo, a pesar de que Blue Origin se fundó antes de SpaceX, los resultados están muy atrasados. Dieciocho años después su creación, Blue Origin todavía no tiene un vehículo espacial operacional.

– Noticias del 11 de abril de 2017 –

Jeff Bezos, recientemente se convirtió en el segundo hombre más rico del mundo, ha anunciado la venta de las acciones de su compañía a un ritmo de mil millones de dólares anuales para financiar Blue Origin, una compañía de desarrollo de cohetes reutilizables. Está convencido de que la industria espacial se encuentra actualmente en un estado comparable a Internet a principios de los años noventa.

La compañía apunta a llevar turistas al espacio en 2018. También tiene en sus tarjetas el desarrollo del New Glenn, un cohete absolutamente monstruoso y, sin embargo, recuperable.

Como dijo Jeff Bezos, si el costo de los aviones hubiera permanecido igual que en 1940, entonces la industria de la aviación sería muy pequeña.

Blue Origin, hijo de la Ley de Lanzamiento

Desde el principio y durante mucho tiempo, los gobiernos han tenido exclusividad para las actividades espaciales. Permaneció bajo el control de los estados o incluso de los ejércitos durante años, el espacio siguió siendo un dominio reservado para la ciencia, el espionaje o la propaganda política. Pero para los Estados Unidos, campeones del liberalismo económico, permanecer en esta situación no era una opción. En 1984, la Ley de lanzamiento permitió a las empresas privadas del país fabricar sus propios lanzadores y tener su propio sitio de lanzamiento. Esta ley es probablemente la piedra angular del movimiento conocido hoy como el Nuevo Espacio.

The Launch Act ha tardado en surtir efecto. Los años ochenta y noventa estuvieron marcados por algunas empresas nuevas: el fin de la URSS y la privatización masiva de las tecnologías espaciales soviéticas dieron origen a empresas como Sea Launch o International Launch Services. Pero fue el comienzo de la década de 2000 que marcó un verdadero corte con la llegada de Silicon Valley en el sector. El año 2000 especialmente, porque ese año fue fundada la compañía Blue Origin por Jeff Bezos, el jefe de Amazon, que hizo una fortuna con los inicios de Internet. Decidió aprovechar esta oportunidad económica para intentar cumplir sus sueños de adolescente: en una entrevista concedida en 1982, cuando solo tenía 18 años, dijo que quería crear colonias en órbita capaces de recibir de dos a tres millones de habitantes.

Blue Origin crece con la experiencia del equipo Delta Clipper

Veinte años y unos pocos millones de dólares después, Jeff Bezos decidió a la edad de 36 años establecer una verdadera compañía espacial. Aunque esto puede ser una reminiscencia del viaje de Elon Musk con la creación de SpaceX, ambas compañías han tenido prácticas muy diferentes desde el principio. Mientras que SpaceX, fundado dos años después de Blue Origin, se comunica en exceso, en el otro lado Blue Origin alimenta el secreto. Por lo tanto, solo en 2003 se hizo pública la existencia de Blue Origin. En 2005, Jeff Bezos revela en un pequeño periódico local de Texas sus planes para su nueva empresa: construir un cohete capaz de despegar y aterrizar verticalmente, y que llevará a los hombres al límite del espacio. Su inspiración es McDonnell Douglas Delta Clipper Demonstrator. Construido a principios de la década de 1990 por orden del Departamento de Defensa de los EE. UU., Es un prototipo de lanzadores reutilizables, donde el cohete puede alcanzar su objetivo utilizando solo un piso. Las limitaciones para este tipo de vehículo son enormes, especialmente si debe ser reutilizable. El demostrador de McDonnell Douglas voló hasta 2500 metros sobre el nivel del mar. Pero este pequeño vehículo sentó las bases para los cohetes reutilizables.

Blue origin reclutó a algunos ingenieros que trabajaron en Delta Clipper y se ponen a trabajar. En 2005, la compañía lanzó su primer cohete llamado Charon. En ese momento, Charon es más un proyecto aeronáutico que un proyecto aerospacial: Charon está de hecho equipado con motores a reacción similares a los que se pueden encontrar en los aviones. Pero esto permite que Blue Origin pruebe los despegues y aterrizajes verticales. Desde 2006, un nuevo demostrador llamado Goddard comienza los vuelos de prueba. Esta vez, se usan 9 motores de cohete. El Goddard logra elevarse a una altura de 100 metros antes de regresar y aterrizar. Ya sea en la forma general o en la demostración técnica, es obvio que Delta Clipper ha inspirado Blue Origin.

New Shepard, el lanzador que cambia todo

También fue en este momento que el nombre de New Shepard comenzó a aparecer. Es este vehículo el que debe realizar la visión de Jeff Bezos: llevar a los hombres al límite del espacio en un cohete completamente reutilizable. En sus raras entrevistas, el jefe de Blue Origin sugiere que a su compañía le gustaría recurrir a vuelos orbitales a largo plazo.

El desarrollo de New Shepard requerirá un avance tecnológico significativo de Blue Origin. Después de unos años de trabajo, en 2011 se instala un primer prototipo del cohete llamado PM2 en una plataforma de lanzamiento. PM2 tiene una apariencia singular, muy rechoncha. Está impulsado por cinco motores desarrollados internamente por la empresa. También está equipado con cuatro aletas pequeñas en su base. En su primer vuelo, el PM2 logra escalar hasta 167 metros de altitud y vuelve a aterrizar suavemente. Solo tres de los cinco motores se usan en esta demostración. Cuatro meses después, la próxima prueba es mucho más ambiciosa: esta vez la PM2 usa todos sus motores y logra subir a una altitud de 14 km y una velocidad de Mach 1.2 antes de ser destruida por sus sistemas de seguridad.

En este momento, Blue Origin sigue siendo tan secreto. Sugiere planes para un cohete orbital parcialmente reutilizable. Podemos reconocer la forma general del reforzador PM2 superado por un segundo piso. A principios de la década de 2010, SpaceX acaba de realizar la primera toma de su cohete Falcon 9. La compañía de Elon Musk también depende de la reutilización y tampoco depende de vuelos suborbitales. Blue Origin tuvo que aprovechar al máximo el demostrador PM2 para construir New Shepard. Esta tarea duró hasta 2015. También es durante estos años que la compañía pudo obtener enormes fondos: el valor de Amazon se multiplicó por más de 1000 desde su salida a bolsa. Jeff Bezos se convierte en una de las personas más ricas del mundo. El multimillonario financia su aventura espacial: en 2014, ya ha invertido más de medio billón de dólares en Blue Origin.

El nuevo Shepard se concibe como un vehículo en dos partes: un refuerzo que se ocupa de la propulsión y una cápsula que debe ser capaz de acomodar a los pasajeros. La cápsula se probó en 2012, pero se necesitaron dos y medio más para que el amplificador se muestre en una plataforma de lanzamiento. El 29 de abril de 2015, New Shepard se eleva a una altitud de 93 km, a pocos kilómetros del límite espacial oficial. La cápsula de la nave espacial se detiene bajo su paracaídas, pero para el amplificador es más complicado: se bloquea. Pero Blue Origin continúa probando el New Shepard. Entre abril de 2015 y principios de 2018, el cohete y su cápsula volaron ocho veces. Todos los vuelos posteriores al primero fueron éxitos completos.

El diseño es un poco diferente en comparación con los demostradores de PM2: se conserva la forma general más bien la sentadilla, pero la propulsión es proporcionada solo por un solo motor BE-3. Blue Origin solo realiza vuelos suborbitales, pero la compañía logra impulsar el concepto de reutilización lo suficiente: ningún cohete SpaceX voló más de dos veces. New Shepard 2 ha realizado cinco vuelos.

New Glenn y New Armstrong, futuros proyectos estrella de Blue Origin

Blue Origin está bien posicionado para enviar humanos al espacio en su cápsula en los próximos meses. Se sabe desde 2012 que la compañía de Jeff Bezos trabajó en un cohete orbital. Los primeros detalles surgen en 2015 y 2016. New Glenn es un lanzador pesado que debe ser reutilizable una gran cantidad de veces, planificado en dos versiones con dos o tres pisos. El cohete debe ser capaz de colocar 45 toneladas en órbita baja o 13 toneladas en órbita de transferencia geoestacionaria. Al igual que muchos cohetes actualmente en desarrollo, utiliza el par de oxígeno líquido de metano para propulsar su primer piso. Esto debería permitir que el primer piso se recupere hasta 100 veces. La primera etapa está propulsada por siete motores V4, monstruos de una potencia que excede la potencia de los motores del transbordador espacial. En el segundo y tercer piso, hay BE-3 que ya han demostrado su valía con el New Shepard.

Si Blue Origin respeta su calendario, New Glenn debería volar en 2020. Blue Origin tiene otras ideas en estudio, pero la compañía sigue siendo tan secreta en sus proyectos futuros. Solo conocemos un nombre: New Armstrong. Para obtener más información, debemos escuchar las diferentes declaraciones de Jeff Bezos. Dijo, por ejemplo, que New Glenn sería el cohete orbital más ligero en el negocio. En otras palabras, el New Armstrong probablemente será un monstruo. Para seguir el progreso de Blue Origin, es necesario tratar con la comunicación dispersa de Blue Origin. Jeff Bezos es conocido por su orientación a largo plazo: Amazon perdió dinero durante muchos años antes de convertirse en el gigante actual. Su jefe invierte todos los años en Blue Origin y no parece particularmente ansioso por obtener ganancias rápidas. Puede ser una de las mayores fortalezas de Blue Origin: la paciencia y los recursos financieros de Jeff Bezos le permiten planificar a muy largo plazo sin tener que preocuparse por los accionistas o gobiernos en constante cambio.

Por el momento, Blue Origin no ha realizado ningún vuelo orbital. Pero se puede esperar que la compañía se convierta en la Amazonía del espacio durante los próximos cinco a diez años, permaneciendo en las sombras durante años antes de conquistar el primer lugar en unos pocos trimestres.

Fuentes

También debería estar interesado en esto



Space Lover, Aprende Como...

Qué quieres hacer ahora ?