Artemis : el programa lunar de la NASA | Noticias

moon

La NASA detalla la arquitectura de la misión del programa Artemis

– Noticias del 23 de julio de 2019 –

No pasa una semana sin nuevos detalles y cambios en el programa Artemis. El 19 de julio de 2019, la NASA publicó un documento para sus socios de la industria que ofrece nuevas perspectivas sobre cómo la NASA prevé un aterrizaje lunar para sus misiones tripuladas. Este es uno de los elementos más críticos para el programa Artemis. La agencia espacial estadounidense ya tiene una nave espacial capaz de llevar a los hombres a la órbita lunar, llamada Orión. Pero para pasar de la órbita lunar a la superficie de la Luna, será necesario diseñar un nuevo vehículo espacial antes de 2024. Para lograr esto, la NASA parece dividir el programa en dos etapas.

El módulo de aterrizaje para el primer paso sería una versión básica, una especie de desarrollo previo. Solo daría la bienvenida a dos astronautas a la superficie lunar. Permanecería allí durante seis días y medio antes de volver a la LOP-G, la estación espacial que se ensamblaría en la órbita lunar. Servirá como el centro de todo el encuentro orbital de la misión Artemisa. La nave espacial Orion realizaría el viaje entre la superficie de la Luna y el LOPG lanzado por un cohete SLS, mientras que el aterrizador realizaría el mismo viaje en un lanzador comercial. Estas dos naves espaciales atracarían con el LOP-G en órbita lunar para permitir que la tripulación transite de un vehículo espacial a otro.

Una vez que se haya completado esta primera etapa, se lanzará un segundo lander mucho más grande a partir de 2026. Podría llevar a cuatro astronautas y un poco más de carga a la superficie de la Luna. Se diseñaría para misiones de larga duración y, por lo tanto, podría sobrevivir a las frías noches lunares.

Entre los muchos contendientes para el desarrollo de uno de estos módulos, la NASA piensa en seleccionar dos. Comenzarían a recibir fondos significativos de la Agencia Espacial de los EE. UU. Con bastante rapidez. No se proporcionaron cifras sobre el costo de desarrollo de este módulo. El lanzamiento del programa Artemis para 2024 todavía parece poco realista, pero es alentador observar que si la NASA logra movilizar las decenas de miles de millones de dólares necesarios para la aventura, ya sabe cómo los gastará.

Descarga 6 fondos de pantalla de Apollo 11 gratis

apollo 11 wallpapers
LOS QUIERO




Dos altos funcionarios de la NASA han tenido que abandonar su posición para acelerar Artemis

– Noticias del 16 de julio de 2019 –

El 10 de julio, el administrador de la NASA Jim Bridenstine anunció el reemplazo de dos de los principales funcionarios de la Agencia Espacial de los Estados Unidos: Bill Gerstenmaier a cargo de Human Spaceflight, y Bill Hill a cargo de Exploration Systems Development fueron invitados a abandonar su puesto. Jim Bridenstine explicó más adelante que estos cambios organizativos permitirán a la NASA posicionarse mejor para cumplir con los plazos de Artemisa, el programa espacial estadounidense que apunta a un regreso del hombre a la Luna en 2024.

Sin embargo, esta decisión está lejos de lograr la unanimidad. Artemisa parecía ya complicada en condiciones normales, ahora también tendrá que encontrar y capacitar a funcionarios de alto nivel en un tiempo récord. A los 5 años de una primera misión lunar, la arquitectura de la misión Artemis aún no está fija. Un administrador asociado de la NASA dijo el 11 de julio que aún se pueden esperar cambios a medida que avancen las negociaciones con socios internacionales e industriales.

Maxar fabricará el módulo de propulsión de la LOP-G

– Noticias del 28 de mayo de 2019 –

Artemisa es el nuevo nombre del programa lunar de la NASA. Esperemos que esto no les traiga mala suerte porque en la mitología griega Artemis mata accidentalmente a Orion. Orión es el nombre de la nave espacial que debe servir como vehículo para los astronautas entre la Tierra y la Luna. Antes de llegar a la superficie de la Luna, la Agencia Espacial de EE. UU. Desea ensamblar una estación espacial en órbita de la Luna, la LOP-G.

A partir de 2024, el LOP-G será un escenario para la tripulación en su viaje al suelo lunar. Sabemos que la NASA reducirá el presupuesto asignado a esta estación espacial. De hecho, ya no es el destino del viaje sino un simple paso. Mientras que hace un año hablamos de cuatro módulos, la versión actualmente estudiada para la LOP-G tiene solo dos: un módulo de propulsión y potencia, y un módulo de hábitat. El primero de estos módulos se lanzará en tres años y la NASA acaba de anunciar quién ganó la licitación para su fabricación. La NASA eligió la empresa Maxar, conocida por el diseño de satélites o brazos robóticos Canadarm instalados en los transbordadores espaciales y en la estación espacial internacional.

Maxar ha propuesto una solución tecnológica sensata y especialmente más barata que las de sus competidores. Boeing, Sierra Nevada, Lockheed Martin y Northrop Grumman estimaron que se necesitaron más de 500 millones de dólares para construir el módulo de propulsión y potencia de LOP-G, llamado PPE. Maxar cree que puede hacerlo por solo $ 375 millones. Este contrato incluye la fabricación, lanzamiento y prueba del módulo espacial. Si la NASA está satisfecha con el resultado, tomará el control de este módulo.

La NASA se dejó seducir por el hecho de que Maxar está listo para comenzar a trabajar de inmediato, mientras que las otras compañías parecían querer negociar primero cada término del contrato. Por una vez, los costos y los plazos parecen ser una prioridad para la NASA. La agencia espacial de los Estados Unidos favorece la eficiencia y el realismo, pero puede que no sea suficiente para volver a la Luna en 2024. Sin embargo, es una actitud más productiva que la que condujo al diseño del SLS. Esperemos que la elección del módulo de aterrizaje lunar y otros elementos de la misión se seleccionen con la misma filosofía.

No se conocen todos los detalles de la arquitectura del módulo propuesto por Maxar, pero la compañía sin duda se basará en su experiencia en la fabricación de satélites. Las pocas ilustraciones que se han reportado muestran un PPE rectangular. El módulo debería poder producir al menos 60 kilovatios de energía eléctrica gracias a sus paneles solares. Maxar está acostumbrado a trabajar en satélites de telecomunicaciones que requieren alta potencia eléctrica.

El módulo también impulsará todo el LOP-G a través de motores de iones. Tendrá que tener un tanque de xenón lo suficientemente grande como para mantener la LOP-G en órbita de la Luna durante al menos 15 años. La compañía se ha asociado con Blue Origin para ayudar a la certificación de vuelo tripulado. Esta reconciliación puede indicar que el PPE se lanzará en el cohete New Glenn. El cohete tiene la capacidad de llevar a cabo esta misión.

El programa tripulado de la NASA en la Luna se llama Artemis

– Noticias del 21 de mayo de 2019 –

En la mitología griega, Artemisa es la hermana gemela de Apolo. Ahora es el nombre que la NASA le dio a su programa lunar tripulado. Sabemos que la administración de Trump apunta a que 2024 cumpla este objetivo, pero también sabemos que será muy complicado. La NASA quiere involucrar a sus socios privados tanto como sea posible. Se acaban de seleccionar once empresas privadas para realizar estudios sobre conceptos de aterrizaje lunar, es decir, sobre vehículos que harán el enlace entre la órbita y la superficie de la Luna.

Varios tipos de compañías ofrecerán lunares lunares en la NASA

De las 11 compañías seleccionadas, obviamente hay Boeing, Lockheed-Martin y Aerojet Rocketdyne. Northrop-Grumman también se selecciona y tiene una ventaja porque en ese momento Grumman fabricó los módulos lunares del programa Apollo. Entre las compañías más nuevas, hay, por ejemplo, Dynetics que se creó cuando ya se lanzó el programa Apollo.

Las otras compañías seleccionadas son compañías New Space como Blue Origin, Masten Space Systems, Sierra Nevada, SpaceX y Orbit Beyond, que se creó en 2018. La NASA les pide a estas compañías que le proporcionen estudios e incluso prototipos dentro de seis meses. El desarrollo debe realizarse sobre fondos propios hasta el 20%. La agencia espacial estadounidense pagará el resto de la factura. La NASA también enviará a algunos de sus ingenieros para ayudar a estas compañías.

Para lograr sus ambiciones lunares, la NASA necesita más dinero

Sin embargo, el módulo de aterrizaje lunar es solo una parte de lo que debe hacerse. La NASA va a necesitar mucho dinero. Por lo tanto, la administración de Trump propondrá una enmienda al presupuesto 2020 que contiene $ 1.6 mil millones adicionales para la NASA. La agencia espacial de los Estados Unidos parece lista para reducir el presupuesto asignado a la LOP-G. Por lo tanto, es probable que las ambiciones de esta estación espacial en la órbita lunar se reduzcan considerablemente.

La exploración robótica de la luna está en el corazón del programa lunar de la NASA

La NASA aumenta sus ambiciones sobre la superficie lunar. Ha creado una hoja de ruta hasta 2028 que da pistas sobre los planes a largo plazo que se están discutiendo dentro de la NASA. La primera fase se extiende desde 2019 hasta 2023. Favorece la exploración robótica. Además de las dos primeras misiones de la nave espacial Orion, los robots serán enviados a la superficie de la Luna por lanzadores comerciales.

La primera misión tripulada tendría lugar en 2024. Requeriría cuatro lanzamientos compartidos entre el SLS y los lanzadores privados. Este tipo de misión se renovaría cada año hasta el 2028, cuando la agencia espacial de los EE. UU. Comenzaría a reunir una base lunar. En paralelo, los programas CLPS continuarían la exploración robótica intensiva de la Luna.

Los próximos meses serán decisivos para la viabilidad de los proyectos lunares de la NASA

La NASA es muy ambiciosa, pero tendrá que superar muchos obstáculos políticos, técnicos y organizativos para hacer realidad un plan. Si el presupuesto adicional solicitado para 2020 no es aceptado por el Congreso de los Estados Unidos, será muy complicado para la NASA. En las próximas semanas, descubriremos las propuestas de aterrizaje de varias compañías seleccionadas por la NASA. Esperemos que sean tan interesantes como Blue Moon de Blue Origin. También estamos esperando para ver qué consecuencias tendrá la aceleración estadounidense en los aviones chinos. Por el momento, China no parece querer seguir el ritmo de Estados Unidos.

La NASA debe tomar decisiones cruciales para su programa lunar

– Noticias del 30 de abril de 2019 –

La NASA quiere volver rápidamente a la Luna. Hace unas semanas, la agencia espacial de EE. UU. Dijo que los astronautas de EE. UU. Volverán a la Luna en 2024, lo que es un objetivo muy ambicioso. Parte de lo que se necesita para tal viaje ya está en desarrollo. Durante casi diez años, el lanzador SLS y la nave espacial Orion tienen la capacidad de alcanzar la órbita lunar y su desarrollo está casi completo. Sin embargo, la NASA carece de un elemento crucial para realizar su ambición lunar: un vehículo capaz de hacer la conexión entre la órbita lunar y la superficie lunar, el equivalente al LEM de las misiones de Apolo.

Al igual que con muchos de sus desarrollos recientes, la NASA trabajará en asociación con la industria privada. Quiere lanzar una licitación e invertir en las propuestas más relevantes. Parece que esta licitación será modificada. Justo después del discurso de Mike Pence anunciando el regreso a la Luna en cinco años, la NASA anunció que solo una empresa privada desarrollaría el módulo de descenso en la Luna. Quería ocuparse del módulo de elevación a la propia órbita lunar. La agencia espacial estadounidense, sin embargo, ha cambiado de opinión y ahora está buscando una empresa privada capaz de desarrollar una solución completa.

Para tener la oportunidad de enviar astronautas a la Luna en 2024, debe ir muy rápido. La NASA lanzará la licitación antes de fines de mayo. Además, sabemos que la NASA quiere hacer todo lo posible para acelerar el desarrollo del SLS para realizar su primer vuelo a mediados del año 2020. Pero el lanzador gigante aún no está listo. Debe realizar una serie de pruebas que garanticen la seguridad de sus pasajeros. Una de estas pruebas se refiere a la etapa central del cohete. Sus cuatro motores RS-25 deben estar encendidos durante ocho minutos para simular una misión real. Pero sabemos que para no tardar, la NASA ha pensado en eliminar esta prueba, lo que ahorraría algunos meses en el progreso del proyecto.

Sin embargo, esta solución no es unánime. Los expertos han recomendado no cancelar esta prueba. La NASA tiene una decisión difícil de hacer. O acuerda tomar un riesgo considerable volando su lanzador luego de las pruebas mínimas, o acepta cambiar el lanzamiento del SLS. Una tercera opción fue mencionada brevemente, para hacer el primer vuelo de Orion en un lanzador comercial. Pero por razones políticas e industriales, esta opción no fue elegida.

Los Estados Unidos quieren enviar hombres a la Luna en 2024

– Noticias del 2 de abril de 2019 –

A fines de marzo de 2019, Mike Pence, el vicepresidente de los Estados Unidos, hizo una declaración increíble en una conferencia. Anunció que la administración de los EE. UU. Quiere devolver a los hombres a la Luna en 2024, lo que sugiere una aceleración fenomenal del programa lunar de los EE. UU. Hasta ahora, la NASA tenía como objetivo el 2028 y ya era muy ambicioso. El anuncio de Mike Pence es difícil de creer. Con los 50 años de los primeros pasos del hombre en la Luna y la próxima campaña presidencial de 2020, se parece más a la comunicación.

Sin embargo, el vicepresidente de los EE. UU. Proporcionó algunas indicaciones sobre cómo se podría llevar a cabo tal agenda. El papel del SLS en la estrategia lunar estadounidense debe mantenerse. Sin embargo, la NASA debe acelerar el programa de desarrollo de este lanzador súper pesado. La fecha de su primer vuelo se anunció en 2021, lo que llevó a Jim Bridenstine a considerar el primer vuelo de la cápsula Orion en un lanzador privado. Mike Pence reafirma el apoyo de la administración Trump al nuevo lanzador gigante de la NASA.

Por lo tanto, la agencia espacial estadounidense y Boeing deben hacer todo lo posible para mantener un primer lanzamiento en 2020. Para lograrlo, algunas pruebas podrían cancelarse, lo que ahorraría unos meses de desarrollo. Para esperar mantener el compromiso hecho por Mike Pence, la NASA tendrá que asumir riesgos y gastar mucho dinero. Pero Mike Pence no dijo si el presupuesto de la NASA se adaptaría a la escala del proyecto. El presupuesto de la NASA es alto, pero la agencia espacial de EE. UU. Tiene muchas otras misiones que perseguir. Probablemente dependerá mucho de la competencia que China representa.

Mike Pence dijo que Estados Unidos considera el Polo Sur de la Luna como un lugar estratégico. Sabemos que China también está muy interesada en el Polo Sur de la Luna. La rivalidad entre los dos países es visible en el presupuesto que los Estados Unidos asignan a sus actividades espaciales para el año 2020. El ejército de los EE. UU. Ha aumentado el presupuesto dedicado al espacio en un 20%. Más de $ 14 mil millones se dedican a satélites militares, el lanzador estratégico y otros proyectos como el avión no tripulado X-37B.

Si la Luna se convierte en el tema de la rivalidad estratégica, podemos pensar que el congreso de EE. UU. Aumenta el presupuesto de la NASA en la misma medida, haciendo que las declaraciones de Mike Pence sean un poco más realistas. Para volver a la Luna en 5 años, también será necesario utilizar diseños ya avanzados. Parece complicado desarrollar nuevos lanzadores y vehículos espaciales lo más rápido posible. Esta es probablemente la oportunidad para que la industria privada estadounidense sea financiada por la NASA para sus proyectos más ambiciosos. Pensamos en los vehículos Blue Moon de Blue Origin, o incluso en el StarsX de SpaceX.

Para finales de año, sabremos más sobre la viabilidad de esta ambición lunar. Para tener la oportunidad de tener éxito, la NASA debe comenzar a trabajar rápidamente. El diseño de un nuevo módulo de aterrizaje lunar, el lanzamiento de la construcción de los módulos LOP-G y la aceleración de las pruebas SLS se convierten en una prioridad.

La NASA quiere volver a la Luna en 2019, lo que parece imposible

– Noticias del 26 de febrero de 2019 –

La nueva estrategia de la NASA es permitir que las empresas privadas se encarguen del viaje a la Luna. Por lo tanto, la agencia espacial de los Estados Unidos ha ordenado a nueve empresas privadas que diseñen lanzadores de aterrizaje lunares. La NASA los comprará y les proporcionará cargas útiles científicas. La Agencia Espacial de los Estados Unidos acaba de comunicar los primeros instrumentos científicos que quiere enviar a la Luna dentro del programa CLPS, tan pronto como sea posible en 2019.

Entre estos instrumentos científicos, hay experimentos sobre el estudio del entorno lunar y los demostradores tecnológicos. Los instrumentos científicos incluyen, por ejemplo, cámaras, espectrómetros y experimentos de radio. Los instrumentos tecnológicos incluyen, por ejemplo, una baliza de rastreo, un panel solar diseñado específicamente para las condiciones lunares, un LIDAR de navegación e instrumentos para monitorear el descenso y el aterrizaje de naves espaciales.

Un primer lanzamiento en 2019 parece muy ambicioso. Incluso las compañías obligadas a fabricar los módulos de aterrizaje lunares parecen querer calmar a la NASA. Astrobotic, uno de los participantes de CLPS, ha confirmado que su módulo de aterrizaje lunar Peregrine no estará listo antes de 2021. Moon Express cree que puede estar listo para su lanzamiento en 2020. Es una de las compañías más avanzadas en el programa CLPS.

Parece que la NASA no lanzará su primera misión a la Luna para el 50 aniversario de los primeros pasos de Man on the Moon. Israelíes, indios y chinos continuarán monopolizando los medios hasta el lanzamiento del programa CLPS.

La NASA quiere acelerar el regreso del hombre a la luna

– Noticias del 18 de febrero de 2019 –

El 14 de febrero de 2019, Jim Bridenstine afirmó su deseo de enviar hombres rápidamente a la Luna. El administrador de la NASA quiere que los hombres se queden en la luna y que esto suceda rápidamente. La agencia espacial de los Estados Unidos siempre tiene el objetivo de lanzar una misión a la Luna este año. El viaje se comprará a una de las compañías privadas que participan en el programa CLPS. La NASA dijo que no dudará en pagar mucho por la compañía que puede acompañarlo en el apretado calendario de la NASA. Esto debería proporcionar motivación adicional a Moon Express, Firefly Aerospace y otras compañías que participan en el programa.

En paralelo, la NASA está desarrollando dos cargas científicas que volarán a bordo de las primeras misiones lunares. Aparentemente, pertenecen al programa Resource Prospector, una misión de la Agencia Espacial de los Estados Unidos que se canceló en 2018. El esfuerzo se centrará en la ubicación de los recursos lunares porque la NASA quiere enviar rápidamente a los hombres a la Luna.

El LOP-G es una estación espacial que debe ser ensamblada en órbita lunar. La NASA está empezando a trabajar con sus socios en las operaciones humanas que tendrán lugar en la superficie de la Luna. Se ha presentado una arquitectura lunar básica. Gira en torno a tres elementos. Desde la LOP-G, un módulo de transferencia debe viajar entre la órbita de la estación espacial y la órbita lunar baja. Este módulo de transferencia que pesará 25 toneladas debe ser reutilizable muchas veces.

Un módulo de descenso de 12 toneladas debe aterrizar en la superficie lunar. Debe permitir que cuatro personas sean transportadas a la superficie de la Luna. El módulo de elevación se une a los módulos de transferencia en órbita baja. Luego, el módulo de transferencia regresa al LOP-G y la nave espacial Orion realiza el viaje a la Tierra.

Como la mayoría de estos elementos serán reutilizables, la NASA está estudiando un módulo de reabastecimiento de combustible capaz de llevar 10 toneladas de propelente al LOP-G. Al igual que el programa CLPS, la agencia espacial de EE. UU. Quiere que sus socios privados se encarguen del desarrollo de todos estos vehículos espaciales. Este desarrollo debe hacerse con un 20% de capital, la NASA se hará cargo del resto de la factura.

La buena noticia es que el presupuesto de la NASA para 2019. Es incluso más alto de lo esperado: $ 21.5 mil millones. Esto permite asignar generosos sobres de presupuesto al SLS, a la nave espacial Orion y al LOP-G. Las empresas que deseen fabricar uno de los elementos de la nueva arquitectura de la misión lunar pueden enviar sus ofertas a la NASA hasta el 25 de marzo de 2019.

En mayo, la NASA seleccionará entre seis y ocho candidatos preliminares para la fabricación de módulos de transferencia, descenso y elevación. Tendrán un primer sobre de presupuesto de hasta $ 9 millones para realizar un estudio conceptual. Entonces solo se seleccionarán uno o dos candidatos. Luego tendrán cheques por valor de cientos de millones de dólares para poner en marcha su proyecto.

NASA lunar exploration program

El Lunar Reconnaissance Orbiter ocupa un lugar importante en el programa de exploración lunar estadounidense

– Noticias del 11 de diciembre de 2018 –

La NASA está enfocada en sus nuevos planes lunares. Moviliza recursos que pueden estar listos muy rápidamente. El programa Commercial Lunar Payload Services (CLPS) deberá poder enviar las primeras cargas útiles de EE. UU. El próximo año. En este nuevo esfuerzo lunar, la NASA se beneficia del trabajo realizado en el marco del anterior programa lunar de EE. UU., Llamado Constelación, que no tuvo éxito. Este programa sentó las bases para el lanzador SLS y la nave espacial Orion, justo antes de ser cancelado por la administración de Obama. Constellation también envió un orbitador lunar llamado LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter), que todavía está activo y debería tener suficiente combustible hasta mediados de la próxima década.

LRO se colocó en la órbita lunar en 2009. La misión del orbitador fue identificar los recursos y los sitios de aterrizaje para el resto del programa Constelación. Una década y dos cambios de programa más tarde, esta misión vuelve a ser relevante. La NASA había invertido 500 millones de dólares en la misión. La agencia espacial de EE. UU. Ahora podrá aprovechar los mapas 3D y de alta resolución que ha creado el orbitador. La NASA quiere usar el LRO para monitorear los aterrizajes de la luna de sus nuevas cargas útiles.

Bajo el programa CLPS, nueve compañías están compitiendo para depositar las cargas útiles de la NASA en la Luna. Los equipos que trabajan en estos proyectos han comenzado a colaborar con los equipos de LRO. El objetivo es sincronizar los aterrizajes de su aterrizaje con un sobrevuelo de la nave espacial.

La NASA también quiere proporcionar a la comunidad internacional las capacidades del Lunar Reconnaissance Orbiter el próximo año, ya que se planean al menos tres misiones a la Luna. Una organización israelí que participó en el Premio Google Lunar X debería intentar aterrizar un módulo de aterrizaje en febrero de 2019. La agencia espacial india (ISRO) también lanzará la misión Chandrayaan-2, que incluye un orbitador, un módulo de aterrizaje y un vehículo de exploración. Chandrayaan-2 también está programada para el comienzo del próximo año. La tercera misión programada es Chang’e 5, la misión china de muestras lunares. De ese lado, las cosas son un poco más complicadas. La NASA se queja de la falta de comunicación de la Agencia Espacial China (CNSA) y, en cualquier caso, las colaboraciones entre las dos organizaciones están prohibidas en la legislación estadounidense.

La NASA ha seleccionado socios privados para su programa lunar

– Noticias del 4 de diciembre de 2018 –

La NASA todavía está en el comienzo de su nuevo programa lunar. Sin embargo, sabemos que la agencia espacial de los Estados Unidos quiere involucrar a la industria privada y al New Space. El 29 de noviembre, la NASA anunció la identidad de las nueve compañías que podrán competir en el marco del programa de Servicios de Carga Lunar Comercial (CLPS). Este programa debe ser capaz de poner cargas útiles en la superficie de la Luna. La NASA solo será cliente de empresas privadas, que deben desarrollar sus propios vehículos para alcanzar la superficie lunar.

En la lista de las nueve compañías seleccionadas, hay algunos nombres conocidos y otros que son mucho menos conocidos. Lockheed Martin y Draper han estado acostumbrados a los contratos de la NASA desde la época de la carrera de la Luna. Martin fue uno de los dos finalistas para la construcción del módulo de control Apollo, pero la compañía finalmente no tuvo éxito. Draper había diseñado los sistemas de control y navegación que habían permitido a la NASA poner a los hombres en la luna. Lockheed Martin propondrá un módulo de aterrizaje lunar llamado McCandless, inspirado directamente en la arquitectura de InSight que acaba de aterrizar en el planeta Marte. Proporcionará electricidad, comunicación y regulación térmica para una carga útil de hasta 100 kg. El módulo de aterrizaje de Draper se llama Artemis 7 porque los instrumentos desarrollados por Draper ya han aterrizado seis veces en la Luna. Se construirá en colaboración con General Atomics, ispace y Spaceflight Industries.

Las otras siete empresas seleccionadas son todas parte del sector “New Space”. Fueron creados después del año 2000. Algunos de ellos tienen uno o dos años. Por ejemplo, ORBITBeyond se creó en 2018. La compañía reanudará el trabajo de Team Hindus, una compañía india que compitió en el Premio Google Lunar X. Astrobotic Systems y Moon Express provienen también de la misma competencia. Estas dos compañías tienen la ventaja de trabajar en pequeños lanzadores desde hace varios años. Moon Express podría intentar una primera misión lunar por sí sola dentro de un año o dos.

La presencia de Firefly Aerospace en la lista de la NASA es quizás la más sorprendente porque la compañía es más conocida por el desarrollo de cohetes que los lanzadores. Además, Firefly Aerospace quebró en 2017 antes de cambiar su nombre. Pero la compañía en realidad parece estar trabajando en un módulo de aterrizaje lunar. Tiene la ventaja de poder proponer una arquitectura completa compuesta por un cohete y un módulo de aterrizaje lunar. Todos los demás participantes en el programa tendrán que encontrar su lanzador.

La lista de la NASA se complementa con Deep Space Systems, Intuitive Machines y Masten Space Systems, que introdujeron conceptos de los módulos de aterrizaje lunares. Esta primera selección de la NASA aún es vaga sobre las fechas y el número de misiones que se otorgarán a cada compañía. Solo sabemos que el presupuesto del programa no superará los $ 2.6 mil millones en 10 años. Pero eso podría evolucionar muy rápidamente. La NASA podría validar la primera de estas misiones para lanzar el próximo año. La Agencia Espacial de los EE. UU. Está buscando cargas útiles que podrían integrarse rápidamente en estos módulos. Imaginamos que las primeras misiones serán relativamente modestas con un aumento gradual.

La NASA continúa detallando su programa lunar, aún muy criticado

– Noticias del 20 de noviembre de 2018 –

La NASA dice su plan para volver a la luna. El jueves pasado, en una reunión del Consejo Nacional para el Espacio, funcionarios de la NASA y el gobierno de los Estados Unidos discutieron sus opciones para avanzar en esta dirección. Esta es la oportunidad de conocer mejor los diferentes objetivos lunares establecidos por los Estados Unidos de América. Además de su estación espacial en la órbita de la Luna, la NASA desea realizar varias misiones a la superficie de la Luna.

La agencia espacial de los Estados Unidos quiere explotar el formato CubeSat para avanzar en la exploración lunar. Esta misión lunar basada en estas pequeñas naves espaciales podría tener lugar durante los próximos diez años. Durante el mismo período, la NASA quiere enviar 10 módulos de aterrizaje de luz sobre la superficie de la Luna, como parte de su programa de colaboración con socios privados. Los primeros contratos deben llegar el próximo mes. Dos módulos de aterrizaje más pesados, incluido un rover, completan la fase de exploración robótica. Estas misiones mejorarán la precisión de los aterrizajes en la Luna, probarán las técnicas de explotación de los recursos lunares o evaluarán el potencial de la energía nuclear para la exploración de la Luna. Esta puede ser una oportunidad para probar el reactor de fisión Kilopower.

El vuelo tripulado ocupa gran parte del plan de la NASA, comenzando con las dos primeras misiones de exploración lunar de la nave Orion. Orión debe traer una tripulación para una misión de sobrevuelo a la Luna. Para 2028, la NASA también quiere completar la estación LOP-G en órbita lunar. La agencia espacial de EE. UU. Planea una década para que los hombres salgan a la superficie de la Luna, por lo que pasaría por un módulo de descenso que debería estar listo en 2024 y un módulo de elevación reutilizable. Un vehículo de transferencia reutilizable sería responsable del transporte entre la LOP-G y la órbita baja de la Luna.

La NASA dice que puede lograr este plan lunar dentro de los límites de su presupuesto actual. Esto no impidió las críticas agudas de algunas de las personalidades presentes en la reunión. Harrison Schmitt y Buzz Aldrin, dos ex astronautas del Apolo, dicen que el programa carece de ambición. Para ellos, 2028 es demasiado tarde para traer a los hombres de regreso a la Luna. Buzz Aldrin también parece particularmente opuesto al LOP-G, que considera una pérdida de tiempo que no trae mucho para el objetivo final. Michael Douglas Griffin, ex administrador de la NASA, dio un paso más al llamar a la LOP-G una arquitectura estúpida. Griffin también cree que incluso si por el momento China se toma su tiempo, probablemente podría llevar a los hombres a la Luna desarrollando un programa durante seis o siete años. Para Griffin, si los Estados Unidos de América quieren mantener su liderazgo, deben ser más simples y directos. Supondría el abandono del proyecto LOP-G.

Además, la agencia espacial canadiense anunció recientemente que aún no ha decidido si participa en la LOP-G. La NASA también debe enfrentar la posibilidad de un recorte presupuestario en 2020. Puede tener que recortar hasta mil millones de dólares de su presupuesto, lo que llevaría a un arbitraje entre sus diversos programas. Los planes lunares de la NASA todavía están lejos de seducir a todos, en los Estados Unidos de América y en otros lugares. La parte de exploración robótica de la Luna debería comenzar sin demasiados problemas. Sabremos en pocas semanas la identidad de las compañías seleccionadas para ir a depositar cargas útiles en la superficie de la Luna. 31 empresas respondieron a la licitación.

La NASA comienza la selección de la carga útil que se llevará a la Luna

– Noticias del 23 de octubre de 2018 –

El plan de la NASA para su retorno lunar se divide en dos. Por un lado, la Agencia Espacial de los Estados Unidos está haciendo un gran esfuerzo para crear una estación espacial habitada en la órbita cislunaria, la LOP-G. Por otro lado, quiere llevar a cabo una nueva exploración robótica de la superficie de la Luna. Esta iniciativa podría preparar el regreso del Hombre sobre el suelo lunar. La parte robótica de este plan se confiará en gran medida a empresas privadas. La NASA ha dicho que quiere comprar vuelos a la Luna mediante contratos con socios privados en los próximos meses. Estos vuelos podrían comenzar desde 2020. Moon Express, Blue Origin y otras compañías podrían llevar rápidamente la carga útil de la NASA a la luna.

La NASA emitió una nueva licitación para la carga útil el 18 de octubre. El objetivo es desarrollar de 8 a 12 experimentos que podrían embarcarse en el primer vehículo de aterrizaje lunar. En este documento distinguimos dos ambiciones principales. El regreso de la NASA a la superficie de la Luna será primero una oportunidad para hacer ciencia, no solo para estudiar la Luna sino también para estudiar la Tierra y el Sol desde la Luna. La agencia espacial estadounidense parece particularmente interesada en la forma en que el calor se propaga en la corteza lunar, o los efectos de los vientos solares y el polvo en la superficie de la luna. La otra ambición de la NASA es utilizar estos experimentos para probar las tecnologías necesarias para el regreso de los humanos a la luna. La producción local de propelentes y la impresión 3D de estructuras debe ser de particular interés para la NASA.

Dados los plazos que la NASA comunica, estas experiencias deben desarrollarse rápidamente. Por el momento, la NASA pretende enviarlos a la Luna entre marzo de 2020 y diciembre de 2021. Por eso se otorgará un interés especial a proyectos que ya están muy avanzados. Se favorecerán experiencias alternativas, proyectos académicos en curso o instrumentos que usen piezas existentes. La NASA ya está esperando una serie de propuestas, pero espera ser sorprendida por otros.

Hay pocos detalles sobre las restricciones a las que se enfrentarán las cargas útiles. Deben tener una masa inferior a 15 kg y un consumo de energía inferior a 8 vatios. Este enfoque de desarrollar cargas útiles en paralelo con el desarrollo del tren de aterrizaje lunar parece preocupar a muchas personas, incluso dentro de la NASA. Desarrollar una carga útil sin conocer las limitaciones del módulo de aterrizaje lunar y sin conocer el sitio de aterrizaje en la Luna no es cómodo.

La parte relativa a la exploración robótica del nuevo programa lunar de la NASA parece estar avanzando a un ritmo constante de todos modos. Al externalizar las funciones de lanzamiento y aterrizaje a la Luna, la Agencia Espacial de los Estados Unidos espera mantener el control sobre los costos de este proyecto. Los plazos presentados por la NASA son muy cercanos, pero siguen expuestos al riesgo político en caso de un cambio en la Casa Blanca en 2020.

La NASA desvela la hoja de ruta de su programa lunar

– Noticias del 2 de octubre de 2018 –

La NASA quiere volver a la Luna. Esto se concretó con la firma de la Directiva de política espacial 1 por parte del presidente Trump en diciembre de 2017. El objetivo general es claro, pero los detalles aún no están claros. La NASA, sin embargo, ha publicado una hoja de ruta el 24 de septiembre, que proporciona información adicional. En este documento, hay dos calendarios. El primer calendario se refiere a la órbita lunar y el segundo calendario se refiere a la superficie lunar.

La estación LOP-G está en el centro del proyecto de misiones tripuladas en la órbita lunar. A partir de este año, la NASA planea finalizar el diseño final de la estación espacial. Los socios comerciales e internacionales también deben ser conocidos a fines de diciembre. En 2019, la Agencia Espacial de los EE. UU. Decidirá sobre la órbita final de la LOP-G. Los parámetros que se tendrán en cuenta serán el costo y la posibilidad de ser visitados por varios vehículos espaciales. Así que no solo Orion servirá a la estación espacial, lo que puede ser una oportunidad para la nueva nave espacial rusa Federatsiya o para un vehículo comercial.

La nave espacial Orion será lanzada por el SLS en 2020 para una misión no tripulada alrededor de la Luna. En el mismo año, la NASA decidirá la carga científica que se incorporará a la LOP-G. También será una oportunidad para desarrollar la cadena logística de la estación espacial basada en los lanzadores y los buques de carga disponibles. Se espera que el programa lunar de la NASA se acelere en 2022, que debería ser el año del primer vuelo tripulado de Orión con un vuelo sobre la luna. En paralelo, el primer módulo del LOP-G, el PPE LOP-G, se colocará en su órbita. El montaje de la estación espacial debe continuar durante el resto de la década. La NASA estudiará la oportunidad de que el LOP-G se convierta en un paso hacia el planeta Marte.

Pero la NASA no pretende limitarse a la órbita lunar. También ha comenzado a crear un plan para la superficie de la Luna, que podría concretarse con bastante rapidez. A partir de este año, la Agencia Espacial de EE. UU. Debería decidir comprar cargas comerciales para la Luna. La NASA quiere que la industria privada ofrezca soluciones para entregar carga en la superficie de la Luna. Estos vuelos podrían comenzar en 2019, tal vez con Moon Express. El proyecto Blue Moon de Blue Origin también es probablemente estudiado.

El próximo año, la NASA establecerá una fecha para el vuelo de demostración de un módulo de aterrizaje lunar no tripulado. La agencia espacial estadounidense desea enviar en 2029 al primer estadounidense en la Luna desde 1972. En 2020, se espera que la NASA tome una decisión con respecto a la arquitectura general de sus ambiciones en la superficie de la Luna, de acuerdo con el desarrollo del aterrizador. Si los resultados iniciales de su asociación con el sector privado son concluyentes, la NASA podría ordenar carga adicional a la Luna para los exploradores de exploración, por ejemplo. Alrededor de 2024, la agencia espacial de EE. UU. Decidirá si este regreso a la Luna puede ir acompañado de una base permanente. Pero antes, tiene que llevar a cabo misiones de demostración de la explotación de recursos locales para la construcción o fabricación de propelentes.

Imagen de Pixabay.

Fuentes

También debería estar interesado en esto